El autismo, mi amigo y enemigo.

El autismo, mi amigo y enemigo.

Como adulto con autismo, muchas personas me han preguntado ¿Cómo es tener autismo? En realidad es simplemente percibir la realidad de otro modo. Es mi amigo y mi enemigo. Pero como todos. Todos tenemos capacidades o limitaciones, seamos o no personas con discapacidad.

Percibir y procesar la realidad de otro modo, lo que muchos llaman neurodiversidad. Un esquema neuronal diferente. Como ser zurdo. O tener dislexia. En todos estos casos, el cerebro funciona de un modo diferente al que estadísticamente suele establecerse como normal. Eso tiene unas cosas estupendas y otras no tanto.

¿ Quieres comprar Té Verde Kukicha ?

Un teleobjetivo y 3000 libros sin cubierta.

Mis capacidades pueden ser muy buenas para leer y escribir. Podría tomarme un té (¡o dos!) contigo – y me encantaría. Y lo digo sin doble sentido, porque literalmente no proceso los dobles sentidos- , sin embargo puedo encontrar dificultad en charlar al mismo tiempo con una tercera persona. ¿Me desagrada? No, no es eso. O hablo con una persona o con la otra. Mi mente es como el teleobjetivo de una cámara: está enfocando y ampliando en detalle todo el tiempo, pero no es un zoom que pueda alejarse y acercarse, de modo que sí, puedo y de hecho realizo reuniones de trabajo con varias personas, (o tomarme un té con varias personas J ) pero tengo que preparar muy bien cada reunión porque es como si simultáneamente hablase con dos personas diferentes, en diferentes sitios, pero todo a la vez.

A eso súmale que en mi caso, mi autismo tiene dos características añadidas: tengo una fuerte hipersensibilidad sensorial y prosopagnosia. Mientras escribo esto, utilizo unos cascos de protección acústica. No son para aislarme del mundo: son para protegerme de los estímulos auditivos que mi cerebro, con su estructura neuronal autista, mezclaría con otros pensamientos y percepciones. Digamos que en tu caso, seguramente por un lado están tus pensamientos al leer este texto, y en otra habitación de tu cerebro están los sonidos, en otra los olores…en mi caso es la misma habitación para todo. Un gigantesco loft diáfano hipersensorial.

te-brad-pitt

Brad Pitt ha cambiado el vodka por el té verde matcha

En cuanto a la prosopagnosia: no reconozco las caras. No, no me olvido de una persona, suelo recordarlas bien, pero su cara sí la olvido, aún en mi familia. Es como saber de memoria los 3000 libros de tu biblioteca, pero estos libros están sin cubierta. Tendrías que leer un ratito para reconocer al libro (la persona). Si crees que esto no es posible, busca prosopagnosia y Brad Pitt, (que por cierto ha cambiado el vodka por el té Matcha), aunque en su caso es por el daño neuronal debido a otras causas y no por autismo, su prosopagnosia no siempre se entendió bien desde su entorno y como tantas partes de una discapacidad cognitiva, más duro que la discapacidad propia es cuando  la sociedad es la que te pone barreras a la hora de pedir ayuda con tus limitaciones.

Mi autismo

Mi autismo. Porque hay tantos autismos como personas con autismo: esa es la mayor dificultad para entender el autismo. Hay personas con autismo no verbal con unas habilidades que yo no tengo, y personas sin autismo que sin embargo encontrarían difícil llegar a capacidades que para mí no requieren especial esfuerzo. Puedo dar una charla para 200 personas o hablar para medios de comunicación sin problema. Pero puede hacerse muy difícil el “simplemente comprar una barra de pan en un supermercado” No es como te cuentan las películas. No es que le tenga miedo social a la gente. Como ya te he explicado, si dos personas me hablan a la vez, se me hace complicado de entender.

¿Quieres comprar té verde kukicha ecológico?

Charlas, una barra de pan y un gráfico de dientes de sierra.

Imagínate oír 20 personas a la vez, seis de ellas en la cola de espera de una caja y que su sonido afecte a tu capacidad de hablar. Y que al pasar los productos por el lector de código de barras, cada pitido te deja la mente en blanco, como si se te quedara en blanco la pantalla que ahora estás utilizando para leer mis palabras. Y cuando llega la hora de pagar, te hacen una pregunta que no entiendes, porque resulta ser sobre algún tipo de oferta, y tardas en entenderlo dado que si vas a la cola, es porque ya no quieres nada más. Si todavía tienes la mente fresca, intentarás contar las monedas, pero tardarás, porque ¿Lo he dicho? Mi psicomotricidad no es muy buena. –puedo desmontar y montar un motor, y no suelo tardar mucho, no por ir deprisa sino por equivocarme menos al pensar visualmente y ver todo antes en mi cabeza- Alguien de la cola comienza a quejarse de esa persona que parece que no tiene discapacidad física pero habla raro y tarda mucho. Ahora en casos así pido ayuda y digo mi situación. Normalmente hay personas buenas y me ayudan. No siempre pero en situaciones así creo que todos aprendemos “¿Eres un autista? ¿Estás de broma? “, “¿Qué tiene que ver tener autismo con hacer una broma?” Pregunta alguien convencido a la par que cabreado. “Mi nieto es algo como tú, deja que te ayude” me dice una mujer que no me pide papeles, que no conozco de nada y en cambio tiene un corazón inmenso.

Neurodiversidad y comunicación

Mi certificado de discapacidad llegó sólo después de 40 años, y es de un porcentaje mucho mayor al que seguramente imaginas; cuando sólo se ve que “sé hablar” quizás no ves (o quizás sí)  que a nivel cognitivo eso no me sirve de mucho cuando a veces no puedes ni ir a hacer la compra, dado que es una tarea cognitiva diferente a dar una charla. Puesto en un gráfico, estas diferencias forman dientes de sierra, pero eso te enseña a aprender de todo y de todos. Es como tener varias diversidades funcionales al mismo tiempo. No tengo sensibilidad química múltiple, pero cuando en la oficina comienzan a limpiar, tengo que salir porque no puedo concentrarme para trabajar. Si lo intento, me mareo y llegan a darme arcadas y a  olvidar que estoy haciendo, y a no poder hablar. Todo por intentar traducir mis imágenes a palabras a la vez que huelo un químico que me satura. Poco a poco los investigadores avanzan sobre todo esto. El autismo “no tiene cura” como no la tiene, ser zurdo. Si lo eres puedes aprender a manejar la mano derecha, pero si te hacen un scanner de tu cerebro, es un “cerebro zurdo”, porque el serlo va mucho más allá de utilizar la mano izquierda para coger un objeto. Influye sobre la creatividad. Y sobre más cosas. Al igual que una persona con dislexia, esta dislexia significa más que “personas que tienen errores al escribir”. Lo que necesitan son apoyos, como cuando tienen una tipografía adaptada y su compresión lectora mejora. Pueden tener unas limitaciones en un área, pero más capacidades en otra. Como a mí cuando me ayudan a traducir conceptos que me cuestan más.

La comunicación es otro reto porque muchas expresiones se me hacen polisémicas, o no las entiendo. Mi mente visual también es literal y aunque tenga mi sentido del humor, el sentido del humor “típico” suele estar basado en dobles sentidos o ironía. Esto también puede complicar una tarea, si en momentos de tensión alguien ve algo que se le hace muy muy básico y evidente, y en ese momento dice algo que yo entenderé de modo literal. No suelo saturarme por cantidad de trabajo (aunque no soy un superhumano), sino que me agota lo que me exige más, que en mi caso es la comunicación personal. A pesar de eso puedo mantener reuniones de trabajo, o comunicarme con jefes o clientes. Sólo hago las cosas con una estrategia diferente, con los mismos objetivos que puedes tener tú en tu trabajo: comunicarte, trabajar en equipo, sacar una tarea adelante.

Y al final ¿Qué tenemos? Pues una persona que, al igual que tú, tiene sentimientos. Siente amor, cansancio, alegría, frustración, persigue sus sueños y también le gusta ayudar a conseguir los de los demás ¿Cuál es el tuyo? ¿Cuál es tu sueño?

Al final todos somos, con nuestras capacidades y limitaciones, personas, y aunque todo lo diferente al principio puede contrastar fuertemente con lo que damos por hecho, al final creo que nos enriquece. Lo relativo al conocimiento de la discapacidad es ampliar nuestra percepción sobre otros modos de ver y sentir el mundo, y eso es maravilloso.

Compra té verde matcha

No hay comentarios.

Agregar comentario