3 Recetas con Rooibos fáciles y deliciosas

recetas con rooibos faciles

Estas 3 recetas con Rooibos fáciles les encantará a todos tus invitados.

Las propiedades naturales del rooibos han convertido a esta planta en una de las infusiones más de moda en la sociedad occidental. Ayuda a perder peso, mejora los problemas digestivos y además no tiene cafeína, a diferencia de otros tés.

Desde hace algunos años, el rooibos se ha venido ganando la aceptación del público como una bebida alternativa de las provenientes de la Camellia Sinensis.

Es que el Aspalathus linearis, el arbusto sudafricano del cual se extrae el rooibos, además de proporcionar una bebida de sabor muy agradable, también posee muchas propiedades medicinales.

El rooibos es una variedad de té rojo tiene la capacidad, entre otras, de darle a cada plato, un sabor distintivo cuando se añade a la receta.

Las hojas de Aspalathus linearis se utilizan para hacer rooibos, que no es en realidad un té propiamente dicho, sino más bien una infusión de hierbas.

El rooibos posee muchos usos culinarios, como para condimentar las carnes, sustituye perfectamente al café, agrega más sabor a las salsas y mermeladas.

La forma más popular en que puedes obtener sus propiedades medicinales, es consumiéndolo como té, también es cierto que gracias a su buen sabor puedes incorporarlo en muchas recetas con rooibos fáciles.

¿Quieres comprar Rooibos?

Recetas con Rooibos fáciles: Pollo con Rooibos

Ingredientes

12 muslos de pollo deshuesados

100 ml de miel

20 ml de zumo de limón

10 ml de salsa de soya

5 gr de chile seco

10 gr de té rooibos

5 gr de ralladura de limón

Zumo de limon

Elaboración

Corta los muslos de pollo en trozos pequeños, atraviesa por cada pieza, un palito de brocheta tipo cóctel. En un bol, mezcla la miel, el zumo de limón, la salsa de soya, el chile, el té rooibos y la ralladura de limón, todo junto.

Vierte esta mezcla o adobo sobre el pollo. Colócalo en la nevera y deja que macere durante un par de horas.

Colocarlo a la parrilla o barbacoa y que reciba el fuego directamente, y cuando las brasas están listas, se cocinan las brochetas en la plancha por los dos lados hasta que se doren. Si no tienes parrilla, puedes hacerlo en la sartén. Sirve con un poco de zumo de limón.

Recetas con Rooibos fáciles: Bizcocho de Rooibos y pasas de uva

Ingredientes

1 taza de agua

1 cucharada de té rooibos

2 cucharadas de levadura seca

Dos cucharadas de miel

2 cucharadas de mantequilla

1 cucharadita de sal

2 tazas de harina

Media taza de pasas de uva

Elaboración

Prepara un té rooibos cargado, se deja reposar durante 5 minutos. Precalienta el horno a 200 grados centígrados. En un bol se agrega el té, la levadura, la miel y la mantequilla derretida, mezclar bien y deja reposar por 10 minutos, hasta que la levadura esté espumosa.

En otro recipiente se coloca un poco de rooibos, la sal, las 2 tazas de harina y las pasas, se incorpora a esta mezcla de la levadura. Se añade la harina restante revolviendo suavemente hasta que la masa se despegue de las paredes del recipiente.

Coloca la masa sobre una superficie enharinada y amásala hasta que quede suave y maleable. Tapa y deja que la masa leude hasta que crezca el doble, toma una asadera y píntala con un poco de aceite.

La masa nuevamente se coloca sobre una superficie enharinada y forma cilindros con ella, corta discos de 2 centímetros de espesor y llévalos a la asadera. Cuando ya esté completa lo llevamos al horno. Hornea las galletas a 300 grados centígrados durante 25 minutos, hasta que estén doradas, colócalas en una rejilla para enfriar.

¡Compra nuestro delicioso Rooibos!

Recetas con Rooibos fáciles: Chocolate blanco rooibos y fresas

Ingredientes

250 gamos de chocolate blanco

250 mililitros de crema de leche

150 mililitros de leche

100 gramos de mantequilla

15 gramos de sirope de fresa

4 bolsitas de té rooibos

Preparación

Agregamos la crema de leche en una cacerola, se añade los saquitos de té rooibos a fuego lento y se revuelve suavemente hasta que hierva, una vez hayan pasado tres minutos, retira del fuego y deja los saquitos dentro.

Parte el chocolate en trozos y se coloca en otro recipiente a derretir, se puede hacer a baño maría o en el microondas, añade la mantequilla.

Si decides usar el microondas, programa dos minutos en la opción de descongelar. De esta forma no se te quemará el chocolate, una vez pasado los dos minutos, retira del microondas.

Remueve suavemente con una cuchara para que el chocolate se derrita bien y se mezcle con la mantequilla. Quita las bolsitas de infusión y exprímelas para que suelten toda la esencia del rooibos que aún les queda.

Vierte esta mezcla sobre el chocolate blanco, remueve hasta que todos los ingredientes se mezclen homogéneamente, añade el sirope de fresa, remueve y reparte la mezcla en compoteras.

Lleva al refrigerador hasta el día siguiente para que la crema cuaje bien. Adorna con fresas frescas o con frambuesas naturales.

 

No hay comentarios.

Agregar comentario